Publicado el por

RABIETAS

RABIETAS

Los niños pequeños, entre los dos y los tres años, tienen a menudo rabietas como un medio de dar rienda suelta a su frustración cuando no consiguen lo deseado.

Eso es bastante normal porque el niño no tendrá juicio suficiente para controlar su fuerza de voluntad o el lenguaje para expresarse con claridad, pero a medida que se amplíe su conocimiento y experiencia del mundo, serán menos probables las ocasiones en las que enfrente su voluntad con la de usted.

Una rabieta puede estar causada por sentimientos como la frustración, la cólera, los celos y la aversión. La cólera surge cuando no se puede salir con la suya; la frustración al no ser lo bastante furte o bien coordinado como para hacer lo que desea. Habitualmente, supondrá que el niño se arrojará al suelo y se dedicará a dar patadas y llorar.

Lo mejor que puede hacer es conservar la calma,  puesto que cualquier atención que le preste no hará sino prologar el ataque. Si le sucede en público, procure alejarlo de la atención de los demás, sin armar un escándalo.

Una técnica efectiva para aplicar en casa es, sencillamente, salir de la habitación. Explíquele al niño que, aunque sigue amándolo, tiene que salir de la habitación porque se está enfadando. no lo cierre nunca en otra habitación, porque eso le niega la opción de regresar y decirle que lo siente.


Escribir comentario
Encabezado
Comentario